La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

EN QUE CREEMOS (DECLARACIÓN DE FE)

La Biblia dice: “Os ruego, pues, hermanos, por el nombre de nuestro Señor Jesucristo, que habléis todos una misma cosa, y que no haya entre vosotros divisiones, sino que estéis perfectamente unidos en una misma mente y en un mismo parecer (1Co.1:10)”. 

Por lo tanto, esta sección tiene como finalidad manifestar las doctrinas fundamentales que cree, defiende y manifiesta la Iglesia EN CRISTO SOMOS SALVOS.

 

EN QUE CREEMOS…

LA TRINIDAD, LA PLENITUD DE LA DEIDAD DE DIOS.

La palabra trinidad no existe en la escrituras, pero según la definición exacta de la palabra Trinidad, se refiere a que “Dios existe como una unidad de tres personas distintas: el Padre, el Hijo, y el Espíritu Santo”. Aunque no exista la palabra en sí; nosotros SÍ creemos que Dios ES y se manifiesta través del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y que los tres son un solo Dios. Comprendiendo de esta manera, que el Padre es Dios, Jesús es Dios y Espíritu Santo también es Dios.

Porque tres son los que dan testimonio en el cielo: el Padre, el Verbo y el Espíritu Santo; y estos tres son uno.  1Jn.5:7.-

No creemos en tres dioses, creemos en un solo Dios, manifestado en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Es decir, Jehová (en el antiguo testamento), Jesucristo y el Espíritu Santo.

 

EN QUE CREEMOS…

EL NOMBRE DE JESUS.

La Escritura dice: (Col.3:17: Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él).            

Si bien creemos en la Trinidad, la defendemos, y la manifestamos; nuestro Ministerio hace TODO, ya sea en palabra o en hecho en el Nombre de Jesucristo, según lo hacían los Apóstoles.

Ya que ellos (los apóstoles), por medio del nombre de Jesús, echaban fuera demonios (Hch.16:18), hacían milagros (Hch.3:6), bautizaban (Hch.8:16), se reunían (1Co.5:4), reprendían (2Ts.3:6), entre otras cosas, todo el el Nombre de Jesús.

 

 

LA VENIDA INMINENTE DE CRISTO. EL ARREBATAMIENTO DE SU IGLESIA

 

Es la promesa de Dios, que Cristo volverá nuevamente a la tierra a buscar a los suyos. Ésa es la promesa, que Cristo viene, y que aquello es INMINENTE, “como ladrón en la noche”. Él viene a buscar a su iglesia, la recibirá en el aire y estaremos siempre con el Señor (1Ts.4:15-18).

 

  • Cristo viene pronto. Velad, pues, porque no sabéis cuándo vendrá el señor de la casa; si al anochecer, o a la medianoche, o al canto del gallo, o a la mañana; Mt.13:35.
  • Aparecerá el Anticristo, y el falso profeta. Porque se levantarán falsos cristos, y falsos profetas,… Mt.24:24
  • Seremos rescatados de la ira de Dios que vendrá sobre este mundo. … y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. Dn.12:1.

 

 

EN QUE CREEMOS...

LA SANTIDAD, INTERNA Y EXTERNA

Creemos firmemente que el echo de ser un hijo o una hija de Dios, produce cambios notorios en nuestra forma de conducirnos en esta vida terrenal, somos echos nuevas criaturas (2Co.5:17). Y estos cambios se reflejan hacia afuera, es decir, entre otras cosas, se producen cambios en nuestra forma de hablar (Mt.26:73), de vestir y los atavíos (1Ti.2:9). No creemos que a Dios solo le interese el corazón de la persona, sino que todo el ser: el espíritu, el alma y el cuerpo deben mantenerse en santidad para el Señor (1Ts.5:23).

Somos una iglesia que intentamos perseverar en las sendas antiguas, pues el mundo, las corrientes, las modas cambian pero Dios, su Palabra, ni su iglesia cambian.

Santificaos, pues, y sed santos, porque yo Jehová soy vuestro Dios. Lv.20:7

- ...porque escrito está: Sed santos, porque yo soy santo... 1P.1:16

    Esto no significa que las personas nuevas o inconversas tengan barreras o restricciones para entrar o ser parte de la iglesia de Cristo, NO, EN LO ABSOLUTO, pues será Dios quien haga el cambio en cada persona (1Co.6:11). Por lo tanto, cualquiera persona puede y debe buscar a Dios en el estado en que se encuentre, Él (Dios) a su tiempo obrará.

 

 

EN QUE CREEMOS…

DOCTRINA DE LA MUERTE.

El Ser humano está compuesto por una parte espiritual y una parte física o carnal. Dentro de la parte espiritual, se encuentra el espíritu y el alma. “Y el mismo Dios de paz os santifique por completo; y todo vuestro ser, espíritu, alma y cuerpo, sea guardado irreprensible para la venida de nuestro Señor Jesucristo” 1Ts.5:23. La muerte se produce cuando la parte espiritual abandona la parte carnal o física.

  • - Y aconteció que al salírsele el alma (pues murió)… Gn.35:18.
  • - ...sabiendo que en breve debo abandonar el cuerpo, como nuestro Señor Jesucristo me ha declarado. 2P.1:14.

 LA MUERTE PARA EL CRISTIANO.

  •  Por su maldad será lanzado el impío; Mas el justo en su muerte tiene esperanza. Pr.14:32. 

Creemos en el Paraíso existente hoy, para todos los que mueren en el Señor. Es como le dijo Jesús al ex ladrón en la cruz, le dijo “hoy estarás conmigo en el paraíso Lc23:43” Así es, de la misma forma, nuestro cuerpo va al sepulcro, y nuestra alma y espíritu van a la presencia de Dios. Están a la espera de la venida de Cristo por su Iglesia, donde se producirá la resurrección de los muertos y la transformación de los vivos. Y así pasar al Tribunal de Cristo (1Co.3), y Luego a la gran fiesta de las “bodas del Cordero”.

 

LA MUERTE PARA EL INCONVERSO.

  • Cuando muere el hombre impío, perece su esperanza… Pr.11:7.

Creemos en el Infierno actual para todos los que mueren sin Cristo. La muerte para un inconverso es sombría, triste y desalentadora. No solo por el hecho absoluto que a partir de su muerte, no tienen ninguna luz de esperanza, sino que por el hecho terrible de pasar a estar inmediatamente en la condenación del infierno.

El hombre rico después de morir abrió sus ojos estando en el infierno.  “Y en el Hades alzó sus ojos, estando en tormentos,… Entonces él, dando voces, dijo: Padre Abraham, ten misericordia de mí, y envía a Lázaro para que moje la punta de su dedo en agua, y refresque mi lengua; porque estoy atormentado en esta llama. Lc.16:23

Dios no es malo, como algunos creen. Al contrario, Él creó un lugar distinto al infierno para que vallan los salvos, pero es el hombre que “voluntariamente” rechaza a Cristo, y por lo tanto se “condena” solo. “… el que no cree ya ha sido condenado” Jn.3:18.

En el juicio final, Dios revivirá a los muertos que estaban en  el infierno para entregarle la sentencia y causas finales de su condenación, y todos los que no estén inscritos en el libro de la vida, serán lanzados al lago de fuego. Es decir todos los que murieron y actualmente mueren, sin salvación (Ap.20).

 

EN QUE CREEMOS…

EL BAUTISMO EN AGUA Y EN EL ESPIRITU SANTO.

EN AGUA.                    Bautismo significa: sumergir o cubrir completamente. De la palabra bapto, la cual era usada para teñir ropa en la antigüedad.

Debido a la importancia de esta ceremonia, Cristo también la realizo en su vida. A la edad de 30 años fue al Jordán para ser bautizado por Juan El Bautista (Mateo 3:13). Por lo que pasa a ser un requisito importante (no excluyente*) para la salvación.

Para bautizarse hay que cumplir dos grandes requisitos, arrepentirse y creer en Dios. Por lo tanto, también se concluye que el bautismo no corresponde aplicarlo a infantes, los cuales no pueden confesar sus pecados, ni su creencia en Dios (por lo que creemos también, que todos los niños sin discernimiento del bien y del mal son salvos).

El bautismo no es por aspersión (lanzamiento de agua), sino por inmersión (sumergir), entre otras cosas, por el solo hecho del significado mismo de la palabra. 

 

EN EL ESPÍRITU SANTO.    Jesucristo prometió ser investido del poder de lo alto (Lc.24:49), no solo a los apóstoles sino que también a todos los que esperan a Cristo, a todos cuanto el Señor llamare (Hch.2:39). Si bien todo cristiano verdadero tiene al Espíritu Santo, por solo el hecho de haber recibido a Cristo, y por consiguiente haberse convertido en un hijo de Dios (Ef.1:13); NECESITAMOS esa investidura, ese Bautismo del Espíritu Santo, para: Tener poder para proclamar el evangelio; tener y manifestar los dones del Espíritu; enfrentar los ataques y luchar contra las huestes malignas; que Él nos ayude a potenciar nuestra relación con Dios, y nos ayude a vivir una vida cristiana en santidad; entre muchas otras cosas, que en nuestra humanidad sería imposible hacer o enfrentar, sino no es por el bautismo y constante llenura del Glorioso Espíritu Santo,

Como lo dijo Juan el Bautista: respondió Juan, diciendo a todos: Yo a la verdad os bautizo en agua; pero viene uno más poderoso que yo, de quien no soy digno de desatar la correa de su calzado; él os bautizará en Espíritu Santo y fuego. Lucas. 3:16.

 

 

EN QUE CREEMOS, además...
  • - La existencia de Satanás y sus demonios o ángeles caídos. Ap.20:2 / Lc.8:30-31
  • - Ungimiento de enfermos y expulsión de demonios. Stgo.5:14 / Mr.16:17.
  • - En algún momento de la historia venidera, reinará en la tierra el Anticristo y el Falso Profeta. Ap.13.
  • Cristo vendrá a reinar por mil años, en su segunda venida. Ap.20.
  • - Como lo  dicho mas arriba, creemos en la existencia real, y actual del cielo (recompensa de los creyentes), y del infierno (para los que rechazaron a Cristo).

 

 

Estas son parte de las diferentes doctrinas que se predican y creen en nuestro Ministerio.